Puerta a Puerta

Vídeo de Mario Munera // Bajo licencia CC-BY-SA para p.f. y diagonalperiodico.net

Cuqui

Me llamo Cuqui. Hace muchos años que abrí los ojos. Cuando empezó la acampada en Sol en 2011, en la que participé con mucha ilusión, todavía no conocía el movimiento Stop Desahucios y fuí desgraciadamente desahuciada ese mismo julio de un piso de alquiler de la Comunidad de Madrid. Me quedé con una deuda de 10.000 euros después de firmar un papel que no entendía, y que convertía esa deuda en crédito personal. Todavía la sigo pagando.

Ese piso pasó a ser de gestión privada y en ese momento me subieron el alquiler y me vi incapaz de pagar la cuota que me pedían. Por aquel entonces trabajaba como empleada de la limpieza y cobraba la mitad de mi sueldo en bruto, la empresa alegó perdidas y yo pagué las consecuencias quedándome con la mitad de mi paga.

En ese desahucio perdí todas mis cosas, ya que no tenía ningún sitio dónde guardarlas. Lo perdí todo.

Tuve que renunciar a un piso que me ofreció la EMVS por imposibilidad de pago, 480 euros no es un alquiler social.

Así que mi única alternativa fue pasar de una casa a otra, a la acampada del Paseo del Prado, el Hotel Madrid, la Corredera. Así hasta conocer este proyecto.

Desde hace tres años el IVIMA me asegura una alternativa que nunca llega. Siempre faltan papeles, me van pasando de mano en mano sin resultado alguno.

Si en su momento me hubieran dado una alternativa habitacional hubiera podido reestablecer mi vida porque he conseguido mantener mi trabajo, a duras penas, trabajando 5 o 6 meses al año, ahora es todo demasiado complicado sin casa, sin nada.

IMG_5598

Juana

Me llamo Juana y me encuentro en la calle. Llegué a la Asamblea de Vivienda de Carabanchel porque me llegó la orden de desahucio del piso donde vivía. Era un piso de alquiler propiedad de Catalunya Caixa que compartía con varias amigas, mi hija y mi nieto de 3 años. Mis amigas se fueron quedando sin trabajo y después de comunicarlo a la immobiliaria que gestionaba el piso fui pagando lo que podía. El 9 de septiembre fui desahuciada. Mi única opción fue guardar todas mis cosas en un trastero y alquilar una habitación durante un mes con los pocos ahorros que me quedaban, ya que no recibo paro ni subsidio alguno.

Este no fue mi primer desahucio. En 2010 perdí todas mis cosas al ser despojada de mi casa por no poder hacer frente a una hipoteca del BBVA de la que arrastro una deuda de 10.000 euros. Por aquel entonces solicité ayuda al IVIMA y a Cáritas, donde me dijeron que si no estaba trabajando ni tenía recursos no perdiera el tiempo en pedir nada. Todavía sigo esperando que me ofrezcan una alternativa.

Llevo varios meses participando activamente en la Asamblea de Vivienda de Carabanchel.

Brigite, Afraunny, Britanny y Yocasta.

Me llamo Brigite y tengo 19 años, terminé los estudios de cocina y me encantaría poder terminar la ESO pero mi situación económica no me lo permite. Tengo una hija de 8 meses con Afraunny, Britanny, y no podemos ofrecerle un techo dónde vivir. Después de sufrir dos desahucios con mi madre Juana solicitamos al IVIMA y a Cáritas una solución que no llega nunca.

Me llamo Afraunny. Tengo 18 años. Vivía con mi madre en Alcorcón, fuimos desahuciados de nuestro piso porque no podíamos hacer frente al pago de la hipoteca. En la actualidad vivo de alquiler en un piso pero no puedo pagar la mensualidad por lo que tendré que entregarlo en unas semanas. Los pocos ingresos de los que dispongo proceden de un bar familiar que nos permite comer pero no pagar un alquiler.

Me llamo Yocasta y tengo 20 años. Soy la hermana de Afraunny. Después de cursar estudios de educación infantil me encuentro sin trabajo trabajo y sin sitio dónde vivir.

Participamos desde hace meses en la Asamblea de Vivienda de Carabanchel.

IMG_5561

Abdul

Me llamo Abdul pero me llaman Jibón. Vine a vivir a Madrid hace 14 años desde Bangladesh. No tengo papeles y por tanto no puedo trabajar. En la actualidad tengo algunos ingresos trabajando en una discoteca de manera irregular. Me gustaría permanecer en Madrid porque me he sentido muy integrado desde el principio pese a las dificultades y me gusta mucho la ciudad. Querría trabajar como pintor, ya sea de casas o coches. Estoy muy contento de haber encontrado este proyecto y poder participar en el.

Conocí este proyecto participando en la Asamblea de Vivienda de Lavapiés.

 

Gladys y Santiago

Somos Gladys y Santiago. Tenemos una hija de 15 años y un hijo 8 meses. Procedemos del programa de vivienda joven que ofreció la Comunidad de Madrid, pero el alto precio del alquiler nos impide seguir pagándolo. La única opción que hemos recibido por parte de la Comunidad es desalojar la vivienda sin ofrecernos ninguna alternativa.

Yo, Gladys,  trabajo como reponedora a media jornada lo que nos garantiza unos ingresos mínimos para la manutención y educación de nuestras hijas.

Nuestra hija tiene una minusvalía y nos supone enormes gastos cada mes y no percibimos ninguna ayuda económica. No aguantamos la gravedad de la situación, el estrés y los nervios que supone levantarse cada día sabiendo que no puedes pagar el alquiler.

Seguiremos luchando para sacar adelante a nuestras hijas, queremos que reciban la educación que ellos no han tenido. Queremos regularizar nuestra situación y conseguir un trabajo.

Participamos en la Asamblea Popular de Carabanchel desde hace algunos meses y principalmente en el grupo de vivienda del barrio.

Anuncios